Crónica de Granada Sound 2017

Con su apuesta firme por la música local y nacional, Granada Sound ha sabido conquistar el éxito con su potente cartel marca de la casa para encumbrarse como festival de referencia en el sur del país

Granada Sound 2017
Granada Sound 2017

Con su apuesta firme por la música local y nacional, Granada Sound ha sabido conquistar el éxito con su potente cartel marca de la casa para encumbrarse como festival de referencia en el sur del país. Convertida en capital del indie nacional para la ocasión, Granada rebosó música, tal y como comprobaron los más de 20.000 asistentes diarios llegados de toda España. La apuesta por el programa Granada, Ciudad del Rock fue todo un acierto, ofreciendo una oferta continua de conciertos en diversas localizaciones de la ciudad, de manera que la experiencia música no se limitó a las fronteras del recinto.

A pesar de los muchos méritos, no está todo hecho. En su sexta edición, el evento granadino aún debe aprender de sus errores, tanto organizativos como de programa, para poder convertirse en uno de los eventos líderes en España, tal como aspiran sin duda. Ajustar precios para una de las ciudades más baratas de España, mejorar los accesos, habilitar zonas de descanso para el público y de prensa para profesionales, o ampliar la oferta de restauración y el personal en barras y entradas al recinto son algunas de sus asignaturas pendientes para elevar su categoría, algo que confiamos que se vaya calibrando en próximas ediciones. Por otro lado, la ausencia de mayor representación internacional, consecuencia de una meditada política de contrataciones que no parece entorpecer el enorme éxito comercial, posiblemente sí cree limitaciones de carácter artístico de cara a la confección de un cartel de todavía mayor calado entre los asistentes.

De momento, ya conocemos la fecha del próximo año. Granada Sound 2018 llegará el 21 y 22 de septiembre, y allí estaremos. Mientras, repasamos lo ocurrido.

Foto: Nerea Coll

Jornada del viernes

Con la calidez típica de inicios otoño en estas tierras, se abrían las puertas del Cortijo del Conde, convertidas en escenario volante de bienvenida. A pesar de la ausencia de última hora de Polock, las propuestas tempranas de dos de las bandas locales más prometedoras de la Liverpool española invitaban a acercarse con prontitud hasta el recinto. Apartamentos Acapulco primero, y Toulouse después, se alternaron en los escenarios Negrita y Alhambra e hicieron presagiar que su letra en los carteles deba crecer en tamaño antes o después.

Mención necesaria para el escenario Underwood, que acogió en su variedad a bandas más que interesantes como MOJØ, The Milkiway Express, Lost Tapes, Kuve, El Imperio del Perro… También allí recayeron Shinova, que pese a su repertorio y directo intachables tras una década en activo y cuatro álbumes a su espalda, quedaron fuera en la asignación de alguno de los grandes escenarios. Eso sí, la cercanía con el público fue todo un lujo a pesar de parecer quedársele pequeño.

Iván Ferreiro
Iván Ferreiro | Foto: UltraSonora

El sol caía y las ganas aumentaban. Tras la actuación de Dinero, llegaba el turno de una de las citas más esperados del evento. Con un “voy a hablar poco y a cantar mucho”, se presentaba Iván Ferreiro sobre el escenario, donde sacó a relucir su particular voz y emotiva lírica que atrapa a oyentes de todas las generaciones. Retomando canciones de su época pirata (“El equilibrio es imposible”, “Años 80”) y otros clásicos, el referente gallego también nos invitó a su Casa, donde no pudimos estar más a gusto. Hubo espacio para temas como “SPBN y “Canción de amor y muerte”, pequeñas joyas para el recuerdo. Su himno “Turnedo” sonó como despedida ante un público entregado y agradecido a uno de los héroes del indie nacional.

La Habitación Roja se preparaba mientras para prender fuego al escenario Negrita, donde sacaron a relucir su veteranía y demostraron, una vez más, que son una apuesta segura en cualquier festival. Los homenajes a una de las bandas más queridas en esta tierra, Supersubmarina, son una constante en esta ciudad, y la Habitación Roja hizo lo propio con Volverás a brillar.

De repente, el recinto parecía quedarse pequeño. Sin hueco para nadie, llegaba el momento cumbre de la jornada. Lori Meyers saltaban al escenario. El show de los lojeños fue un espectáculo de efectos visuales perfectamente calculado, estribillos como balas y música a raudales. “Vertigo I” abrió el viaje hacia su Espiral con unos Lori Meyers enjaulados tras una reja de luz. Sacaron a relucir toda su artillería, con tiempo para la mayoría de sus hits y los grandes temas de su nuevo disco. Profetas en su tierra, ofrecieron uno de sus mejores conciertos en la ciudad de la Alhambra, que finalizaron con una memorable sucesión de himnos.

Lori Meyers
Lori Meyers | Foto: UltraSonora

Cambio de tercio con la aparición en escena de Luis Alberto Segura, alias L.A.,  que continúa su crecimiento imparable. Aportó su nota distintiva e hizo vibrar a sus seguidores con temas efectivos como “Dualize”, “Leave It All Behind” y “Stop the Clocks”. En el escenario contiguo, llegaba otra de las bombas de la noche: “el peor concierto del  mundo”. Autocomplacientes, Sidonie volvieron a disfrutar de cada minuto que estuvieron en el escenario, y trasmitieron sus ganas de bailar a todo el público. No saben cómo dibujar un perro, pero son expertos en levantar a todo un festival con su pop lúdico.

Tras ellos, Grises y Elyella Djs se presentaban como perfectos fin de fiesta. Los de Zestoa agradaron y mucho a todos aquellos que aún permanecían con fuerzas para dejarse las zapatillas en el suelo, mientras que el dúo djs cerró la jornada con su fulminante intro y un repertorio de lo más bailable.

Elyella Djs | Foto: Nerea Coll

Jornada del sábado

Ombra y Pianet ofrecieron los directos más madrugadores para todos aquellos que no querían perderse ni un segundo de festival. Aún con la aparición en escena de Arco, ex de El Puchero del Hortelano, prevalecía el botellón exterior frente a los que se acercaron a bailar con su música.

Viva Suecia tomó el relevo para demostrar por qué es una de las bandas que más han crecido este último año. Aumentando el ritmo de llegada de gente, los murcianos contentaron a conocedores y se metieron en el bolsillo a los que no con la presentación de su reciente álbum Principios Fundamentales, con el que dieron mucha guerra, y la seguirán dando.

Delafé divirtió con su particular estilo mientras se preparaba la salida de los cabezas de cartel del día. Los Planetas aterrizaban en el escenario. En contraposición a lo que vivimos la jornada anterior con Lori Meyers, la banda de Jota optó por la sobriedad visual y la omnipresencia del azul. A ellos se les quiere o se les detesta, pero hay poco margen para la indieferencia. Comenzaron el viaje por su Zona temporalmente autónoma con un primer tercio de concierto que varió entre la excesiva languidez para algunos y el éxtasis psicodélico para otros. En cualquier caso, encauzaron la actuación con sus temas de siempre, hasta que “Islamabad”, el buque insignia de su nuevo disco, propició la comunión con el público y puso broche de oro al paso de los astros granadinos por su tierra.

Foto: Rafa Marchena

La magia sevillana tomó el relevo con la aparición de Maga, que cumplió con creces en la presentación de su Salto Horizontal y sorprendió al hacer subir al escenario a Javi Valencia de Full por un lado, y a Annie B Sweet por otro. Los catalanes Dorian, que repetían tras su presencia en 2015, dieron un perfecto repaso a toda la épica de un repertorio que ya ha cumplido una década. Perdieron amigos en paraísos artificiales durante un sueño eterno que les llevó a cualquier otra parte, hasta ver amanecer una despedida para el recuerdo.

Turno para Was y Sexy Zebras en los escenario Negrita y Underwood. Con estilos muy distintos, fueron un chute de energía para quienes optaron por una u otra opción. Cercanos al cierre, esperaban los únicos invitados procedentes de más allá de nuestras fronteras. Los irreverentes Kakkmaddafakka, llegados de Noruega, sacando a relucir un potente setlist donde no faltaron piezas clave como “Your Girl” o “Restless”, resultando en perfecto final para la jornada.

Nos vemos en Granada Sound 2018.

Granada Sound 2018
Foto: Nerea Coll

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here