Crónica de Interestelar Sevilla 2017

Marc Ros, cantante de Sidonie
Sidonie | Foto: Nuria Reyes

Interestelar llega a Sevilla para quedarse. Tras una primera edición pasada por agua que obligó a cancelar la mitad de la programación, el evento ha mantenido su apuesta con un cartel de altura y un recinto cuidado al detalle, alcanzando la condición inmediata de festival de referencia. Se montaron dos macro escenarios, en los que se alternarían las principales actuaciones, además de un tercero para descubrir nueva música y una carpa dedicada a la electrónica. Con dos jornadas con lo mejor del indie nacional, la función se ponía en marcha.

Jornada del viernes

Bajo un sol de justicia, el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo abrió sus puertas a un público llegado de todas partes de España. Los emergentes Viva Suecia y Toulouse fueron los encargados de abrir el festival ante los asistentes más impacientes que no temían al sol. Le siguieron Depedro y Delafé, saliendo del paso con nota pese al calor sofocante.

Gran expectación había para la salida al escenario de Neuman, una de las bandas más aclamadas por medios y público de los últimos años. Aunque merecedores por talento de un horario más propicio, el trío afrontó la situación haciendo lo que mejor saben, dejarse la piel en el escenario y ganarse con derecho propio la entrega de los allí presentes. Entre un continuo vaivén de guitarras, una sonrisa cómplice se dibujó en la cara del vocalista Paco Román cuando sus fieles comenzaron a corear el “Oh, oh, oh” que daba comienzo a su tema estrella, ‘Turn it’. Sonó también ‘Boystar’, el primer adelanto de un nuevo disco que apunta muy alto, además de imprescindibles como ‘Hell’, ‘Bye Fear/Hi Love’ o ‘Tell You’.

Con el sol aún en alto, regresaba Carlos Sadness tras su gira de México para impregnar al público de su inconfundible ritmo tropical, con un repertorio de canciones llenas de electricidad. Y es que La idea salvaje, con temas como ‘Bikini’, ‘Miss Honolulu’ o ‘Perseide’, es un disco hecho a medida para vibrar en festivales.

Cogió el relevo todo un estandarte del rocanrol nacional como Loquillo, responsable de un incipiente llenazo del recinto durante su actuación. ‘Cruzando el paraíso’, ‘Cadillac solitario’ o ‘Feo, Fuerte y Formal’ desató la cordura entre unos fans completamente entregados. Mientras, Varry Brava hacían de las suyas en el escenario Coolway Freestyle con su buenrollismo característico.

Sin tiempo para respirar se producía la salida al escenario Negrita de Love of Lesbian, que aún apuran la extensísima gira de presentación de El Poeta Halley. Los catalanes disfrutaron de su condición de cabezas de cartel de la jornada e hicieron disfrutar con una colección de hits entre los que no faltó su himno Club de fans de John Boy’. A pesar de encontrarnos una banda alejada de sus actuaciones más épicas, hicieron gala de su excepcional sonido y de una voz de Santi Balmes siempre hiriente.

Quedaba aún mucha pólvora por dispararse esa noche. León Benavente demostraron ser una de las bandas más en forma del momento con un rock enérgico y letras fulminantes que acabaron por dejar afónico al público y hacer levantar nubes de polvo hacia el cielo sevillano. A ‘Ser brigada’ le acompañaron una sucesión de temazos incluidos en 2.

La noche afrontaba su recta final con la decisión de optar entre dos bandas venidas a más con sus nuevos discos, Grises y Was. Con propuestas radicalmente distintas, los primeros en Coolway Freestyle y los segundos en el escenario Negrita, cumplieron en cualquier caso el mismo propósito, el de hacer bailar a los que se negaban a dar por terminada la noche. Con los DJs andaluces Les Castizos se puso ya sí fin a las más de 10 horas de música ininterrumpida.

Jornada del sábado

Tras el comienzo casi madrugador de Genérica y Embusteros, Guadalupe Plata tuvieron la difícil papeleta de hacer frente a las asfixiantes temperaturas que avasallaban Sevilla a mediodía. Nada les impidió sin embargo hacer valer su inventiva y buen hacer sobre los escenarios. Los granadinos Verona les siguieron antes de la llegada al micrófono de L.A. y Corizonas, otras de las propuestas más interesantes para aquellos que se atrevían a hacer frente al fuego sevillano.

Se acercaba el turno para La Habitación Roja y Second, dos bandas de largo recorrido y abanderados del indie nacional, que hicieron vibrar al público y funcionaron como perfecta antesala de los esperados cabeza de cartel del festival. Nada que reprochar a la banda de Jorge Martí, que sacó a relucir sus temas más queridos, comenzando con ‘Un día perfecto’ y cerrando con ‘Ayer’. Por su parte, los murcianos se presentaron a medio gas, sin perjuicio del disfrute de los fans más entusiastas, que se dejaron la voz en cada tema de Viaje Iniciático y visitaron el ‘Rincón Exquisito’ de Sean Frutos y compañía.

Representantes locales como Los Perversos, Los News, Quentin Gas y los Zíngaros tuvieron su hueco en el escenario Coolway Freestyle, al igual que Shinova. Los vizcaínos demostraron que ya han dejado de ser una de las grandes promesas de la escena independiente nacional, para convertirse en toda una realidad, haciendo valer una elegancia y madurez casi impropia para una banda que ha cambiado recientemente de estilo y formación. Mientras, los sevillanos Maga se convertían en profetas en su tierra, además de sorprender gratamente a los descubridores de su buen hacer en directo.

Por fin el viaje interestelar llegaba al rock cósmico de Los Planetas, que abrieron de forma espectacular con la sublime ‘Islamabad’, el gran tema de su nuevo disco Zona Temporalmente Autónoma. Con el recinto del CAAC ya abarrotado, los granadinos hicieron gala de sus nuevos temas, como ‘Hierro y Niquel’ o la efectiva ‘Espíritu Olímpico’, además de clásicos como ‘Ya no me asomo a la reja’ o ‘Parece que hay un Incendio’. Tras siete años sin nuevo material, Jota y los suyos han vuelto a maravillar a crítica y público y a llenar cada recinto que pisan. Pertenecientes a cualquier generación, grandes y pequeños extasiaron ante el hipnótico sonido de los auténticos reyes de la música independiente nacional.

Tras ellos salieron a divertirse Sidonie, una banda que atesora una enorme experiencia en las carreteras y lo demuestra sobre el escenario. Tras haber conseguido llegar a la radiofórmula con su nuevo disco homenaje al pop nacional, El peor grupo del mundo mostró su nuevo sonido, alejado ya del de sus comienzos,  y consiguieron levantar a todo un festival. Y de qué manera. El público no pudo menos que entregarse en voz y alma cuando Marc Ros bajó del escenario para colocarse a escasos centímetros de sus fans en un estallido de euforia.

Encomiable fue la actitud de Fangoria, que apareció en escena como un ciclón y se entregó al 100%. Gusten más o menos, Alaska y Nacho Camut se metieron al público en el bolsillo al sacar a relucir su efectivo setlist de canciones de siempre y  éxitos más recientes acompañados de sus más que curiosas coreografías. Finalmente, el dúo Elyella DJs fue el encargado de poner el broche final a dos intensas jornadas de música que dejaron un muy buen sabor de boca.

Con una organización que rayó la perfección en prácticamente todas las facetas, la capital andaluza se despidió de Interestelar con la certeza de haber presenciado un festival que, con solo dos ediciones en su haber, ya es cita obligada en la agenda nacional. Hasta el año que viene, Sevilla.

Fotos: Nuria Reyes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here