Crónica: Izal reconquista Granada

Izal en Granada
Izal en Granada | Foto: Lucía Calles

El indie ya no es lo que era. Ahora llena pabellones y va de la mano de sofisticados efectos visuales. Y qué bien. El ascenso imparable de Izal no llega de casualidad, y viene arropado por un ejército de seguidores de todas las edades que saben cómo convertir una cita en especial. Pero para llegar a lo más alto hay que empezar desde abajo. “No había nadie, cabrones”, recordaba Mikel Izal acerca de su primera actuación en la Polaroid granadina. Este pasado sábado, con sold out, la gente abarrotaba las gradas y la pista del recinto, y los madrileños no podían más que dar “mil y una gracias” por ello.

El Palacio Municipal de Deportes fue el lugar de encuentro entre músicos y oyentes, a ratos con las funciones invertidas, en una especie de colchón gigante en el que el amor se hizo con guitarras, palmas y gritos. Granada tiene algo especial, e Izal lo sabe. Haciendo inventario de todas sus actuaciones en la ciudad de la Alhambra, se dan cuenta de la suerte que han tenido. Una suerte que, eso sí, llega a base de trabajo y buen hacer.

Izal en Granada
Izal en Granada | Foto: Lucía Calles

A la caída del sol ya la emoción se traducía en una interminable cola a las puertas del palacio y en el posterior revuelo tras la apertura de las mismas. Los más impacientes corrían para llegar a las primeras filas, mientras las gradas se iban poblando poco a poco de gente. Aunque el ambiente se caldeaba por sí mismo, los chicos de Modelo de Respuesta Polar, compañeros de discográfica y de fin gira, saltaron al escenario. Autores de uno de los mejores discos nacionales de este 2016, los valencianos disfrutaron del arropamiento del público y desplegaron su sonido cuidado y elegante en una actuación corta pero acertada.

Con el telón cerrado y a falta de unos instantes para el comienzo del concierto, sonaba por megafonía ‘LN Granada’ de Supersubmarina. Se homenajeaba así a los baezanos, cuyos estribillos fueron masivamente coreados. Por fin, las luces se apagaron, sonaron los primeros acordes y la gente se estremecía ante la inminente apertura del telón, que mostró a unos Izal rabiosos y mordientes desde el minuto 0.

Sonaron temas como ‘Agujeros de gusano’, ‘Tóxica’, ‘28 horas’ o ‘Los seres que me llenan’ en una primera mitad de concierto en la que las siete mil personas que abarrotaban el recinto pusieron la magia, y la banda, los efectos especiales. En todo momento se mantuvo un vaivén entre ukelele y guitarra en brazos de Mikel, que, en todo caso, centró sus esfuerzos en la parte vocal y sus bailes inclasificables.

Izal en Granada
Izal en Granada | Foto: Lucía Calles

No todo fue un repaso a Copacabana y el resto su trayectoria, pues también hubo un hueco para mencionar su futuro álbum, por el que abandonarán las carreteras hasta 2017, dejando huérfana la temporada de festivales. ‘Ruido blanco’ fue el tema que adelantaron, siendo cantada por los incondicionales pese a no conocer la letra.

Con ‘La mujer de verde’ se presagiaba el comienzo del fin, en el que se sucederían sus temas más esperados: ‘Copacabana’, ‘Qué bien’ y ‘Magia y efectos especiales’, dejando para el cierre la efectiva ‘El baile’. Muchas gargantas se quedaron sin voz, pero no sin más ganas de continuar la fiesta. Agradeciendo a su equipo, cámara en mano, y nuevamente al entregado público, los madrileños dejaron el pabellón bien alto tras su reconquista de Granada. La enésima, la penúltima.

La fotogalería puede consultarse en este artículo y en Facebook.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here