Entrevista a John Gonçalves de The Gift: un antes y un después

The Gift | Foto: Hans Peter
The Gift | Foto: Hans Peter

Tras celebrar su vigésimo aniversario, la siempre imaginativa banda portuguesa de pop alternativo The Gift alcanza su dimensión más internacional con el lanzamiento de su portentoso nuevo disco, Altar. Producido por Brian Eno, mezclado por Flood y autoeditado a través de su su propio sello discográfico, La Folie Records, el álbum llegó a las tiendas españolas el pasado 5 de mayo. Sus tres adelantos, Love without violins’, ‘Clinic Hope’ y ‘Big Fish’, crearon una expectación que finalmente ha sido corroborada con un LP intemporal que les lleva a la cima de su carrera. Inmersos en su promoción, tuvimos la oportunidad de hablar por teléfono con John Gonçalves, bajista y teclista de la banda.

P: Vuestro disco salió en formato digital en abril y ha llegado a las tiendas hace solo unos días. ¿Cómo sentís que está reaccionando el público?

R: Muy bien. Te informo: en Portugal, el disco salió la parte física en abril también, pero en España la parte digital salió el día 5 de mayo. Entonces, España es uno de los países que tuvo lanzamiento digital y físico al mismo tiempo. El 5 de mayo fue el día que nosotros decidimos que sería bueno para lanzar. Esto tiene que ver con el trabajo que hicimos en abril, que nos enfocamos en Portugal antes que en otros países del mundo.

Está yendo muy bien, porque sentimos que la gente, tanto el público como  la crítica, la prensa, los medios de radio y televisión, están entendiendo el concepto de Altar, y divulgando Altar a quien más interesa, que es el público. Qué escuchen, que lo compren, que miren los videoclips. También hemos hecho trabajo unos meses antes, que es algo que no habíamos hecho antes. Lanzamos un videoclip aún en 2016, ‘Love Without Violins’. El segundo single salió con videoclip grabado en Nueva York al inicio de enero, y el tercer single, que ha tenido dos vídeos. Fue un trabajo muy bueno antes para que ahora en mayo la gente empiece a escuchar el disco con calma y tranquilidad.

P: ‘Clinic Hope’ y ‘Love Without Violins’ son sin duda dos temas imprescindibles del disco. Ya cuentan con videoclip, al igual que ‘Big Fish’. ¿Teneís pensado lanzar algún videoclip más?

R: Nosotros tenemos un concepto muy claro para este disco. Va a vivir, mínimo, en nuestra opinión, hasta septiembre de 2018. ¿Por qué? Porque realmente saliendo el 5 de mayo, vamos muy tarde para todo lo que es festivales y grandes conciertos mundiales, y esto a lo mejor se va a marchar para el próximo verano de 2018. Entonces tenemos claro que este disco tiene que vivir hasta ese año. Tienen que salir uno o dos singles más, uno o dos videoclips más.

Yo tengo la felicidad de estar hablando contigo ahora mismo y promocionando Altar, pero hay mucha con la que voy a hablar en octubre, noviembre, diciembre, enero… (risas) El mundo es grande, entonces tenemos claro que hay mucha gente que nos va a hacer entrevistas, hay mucha gente que va a descubrir The Gift de aquí a unos meses. Esto pasa muchas veces. Hay bandas que al principio lanzan un disco y hay gente más atenta, más informada, que la descubre al momento, y hay otras personas que la descubren más tarde. Esto va a pasar con The Gift, y vamos a tener más tiempo para sacar más singles.

P: Habéis contado con la producción de todo un ídolo para vosotros como Brian Eno, quien también ha coescrito e interpretado algunas de las canciones. ¿Cómo ha sido trabajar con él? ¿Ha marcado un antes y un después en vuestra forma de entender y crear la música?

R: Yo pienso que sí, hay un antes y un después claro. Tenemos 20 años de experiencia, no somos una banda nueva que llega ante un maestro y lo cambia todo, sino que somos una banda que ya tenemos mucho hecho antes de conocer a Brian. La verdad es que nos trae nuevas prioridades, nuevas maneras de trabajar, cosas muy sencillas, como colocar un cuadro blanco, donde se colocan todas las ideas, todos los acordes… Se cambian acordes, se cambian estructuras… Todo en un cuadro blanco, porque así lo consigues mirar, y la gente lo mira al mismo tiempo… Es interesante, solo esto. Es una manera, una técnica que nosotros nunca hicimos antes, de colocar cada canción en un cuadro blanco, y ahí mirar qué estructura funciona mejor en cada canción, qué acordes funcionan mejor, qué parte de la lírica tiene que cortarse.

Nos trae muchas influencias, vimos muchos vídeos de otras bandas, de otras culturas, de África, que no teníamos afinidad, y esto fue muy importante. Además, Brian entra en este proyecto sin saber muy bien para hacer qué, porque solamente nos vio en directo, se enamoró de la banda, y después Sonia lo invitó a trabajar con nosotros.  Al final, teníamos que trabajar con Brian, pero no sabíamos si iba a producir, si iba a componer, si iba a tocar, si iba a cantar. Y al final fue todo. Todas las canciones son compuestas por Brian, Bruno y Sonia. Todas las líricas son compuestas por Bruno, Sonia y Brian. Él tocó en todos los temas sin excepción, Cantó coros en todos los temas. Hay una canción que es ‘Love Without Violins’ que cantó incluso una parte fenomenal y principal de la canción. Y, después, producir. ¿Cómo es producir The Gift? Es básicamente entrar en un universo que no teníamos pensado antes. Es una persona que nos viene a instruir en los sonidos, en partes que no teníamos antes.

P: Por lo que comentas, os ha aportado muchísimo Brian Eno. Pero, ¿qué dirias que le habéis aportado vosotros a él?

R: Te digo una cosa muy sencilla, y sin ser arrogante, porque esto puede parecer arrogante. Porque claro, alguien que ha trabajado con David Bowie, con David Byrne, con Talking Heads, con U2, con Coldplay… La verdad, lo que ofrecimos, lo que The Gift dio a Brian Eno es dos cosas. Primero, una felicidad inmensa en cada día que trabajamos junto, y eso no sé si es algo único, pero sé que algunos proyectos no son tan de felicidad porque es más presión, más industria, más hits, más bandas grandes, muy grandes, y cuando trabajas con bandas muy grandes, trabajas con máquinas muy fuertes detrás. Con The Gift eso no sucedía, había una tranquilidad completa, un bienestar, unas bromas todo el día, algo muy placentero en cada día.

Eso primero. Y segundo, él lo dice, está escrito en nuestro libro, que fue un placer inmenso trabajar con una banda sin egos. Y eso es también un poco a lo que venía antes. A lo mejor Brian trabajó solamente con bandas muy grandes, y esos egos con The Gift no existen, al revés. Si Brian nos dice: “mira John, Sonia, Nuno, Miguel, me parece que es mejor por este camino”, pues vamos, no es ningún problema.

Al final, no sé si enseñamos algo a Brian, que sabe todo, casi todo, pero alguna influencia va a tener. Cada uno tiene sus técnicas y él también las aprendió. Sonia tiene una manera de cantar que a él le encanta y también a lo mejor influenció. Él es apasionado por la versatilidad de Sonia. Entonces yo pienso que algo le dimos a Brian. Como todo, la experiencia de estar en tres ciudades, que estuvimos en Galicia, en Londres, en Alcobaça, nuestro pueblo de Portugal, siempre tienes algo que decir y Brian seguro que aprendió algo con nosotros.

P: Algo a destacar en vuestra discografía es el cambio de registro entre un trabajo y otro. Tenéis una paleta de sonido muy amplia debido a la evolución que experimentáis en cada disco. En este último, con la producción de Brian, quizás aún más si cabe. Sin embargo, ¿cuál diríais que es el elemento común en vuestra música, la seña de identidad de The Gift?

R: Hay una palabra que me gusta cuando pensamos en The Gift, que no tiene que ver con la parte musical, a lo mejor, pero que es elegancia. A mí me gusta definir The Gift como alguien que prima por algo elegante, pero hay canciones que son totalmente funk casi, como algunas que hicimos en el pasado, pero esta no es la cuestión. La cuestión es que tú escuchas la obra de The Gift, a mí me gusta esta palabra, la obra, porque tienes unos años y tienes obra, ya no eres una banda nueva, es obra. Si escuchas la obra de The Gift tú vas a encontrar variadísimos estilos de música. Vas a encontrar vientos, orquestas, electrónica, vas a encontrar a Sonia cantando cabaret, Sonia cantando de fiesta, pero al final, si tú analizas bien como obra, hay una elegancia en todo lo que hicimos, y hacemos, que me parece que es una señal de preponderancia redonda. A mí me parece eso, si tengo que decir algo, es elegancia.

P: A pesar de vuestros 20 años de carrera, hay mucha gente que os está empezando a conocer ahora. Para quien quiera adentrarse en vuestra obra por primera vez ¿cómo recomendaríais aproximarse, escuchando primero vuestros primeros álbumes, o quizás optar por los trabajos más recientes?

R: No, no, no. Mira, a mí me parece que la gente que va a empezar ahora a conocer a The Gift, nos tiene que coocer con lo último que tenemos. ‘Altar’ es un disco que va a presentar una banda madura, una banda ecléctica, una banda que pueda hacer algo muy tranquilo y una canción como ‘Clinic Hope’ como hablamos, unos singles muy rápidos y electrónicos. Y después, atrás, a partir de ahí puede empezar el primero, el segundo, o empezar en el 2012, Primavera, que es un disco de piano, sencillo, de una electrónica muy sutil, Sonia embarazada… Un momento muy importante y muy determinado de nuestras vidas. O por Explode, que es un disco de luz, de color, grabado con influencia grande de India, con el color de India… Antes tenemos AM-FM, que pasa un concepto de una calma tranquila y uno más de fiesta, que además nos viene persiguiendo en toda nuestras carrera.

Yo pienso que la gente va a encontrar una obra muy interesante musicalmente y, obviamente, una persona atenta va a conseguir identificar que cuando empezamos había trip hop, después pasamos por drum and buss, electrónica… Va a conseguir entender dónde estábamos en cada momento de la cultura musical mundial.

P: Entonces, parece claro que ahora os encontráis en el momento cumbre de vuestra carrera. Pero, ¿cuáles son los futuros retos para The Gift?

R: El futuro es, como te decía antes, conseguir promocionar este disco a todo el mundo, conseguir llevarlo.  Imagínate que el día 5 de mayo salió en todo el mundo. La parte física fue lanzada, menos en Portugal, en todo el mundo, solo ahora. Vamos a tener conciertos ya la próxima semana en The Great Escape, un festival muy interesante en Inglaterra, de Brighton. Esperamos a tocar en Londres, en Berlín, que es una ciudad a la que no vamos desde 2006, 2007. Vamos a tocar en Nueva York en un escenario increíble que es en Central Park, en junio, que es un festival que siempre se hace ahí todo el verano, con 6.000 personas delante de nosotros, que es un público ya grande en Nueva  York. Y después, claro, nuestro reto en este momento es promocionarlo, tocarlo, llevarlo a todo el mundo, y obviamente, de aquí a un año y medio, y a lo mejor antes, ya aparecen otras canciones que vamos trabajando. Y después ya veremos que vamos a hacer. Pero la idea ahora es a top promocionar el disco.

P: ¿Os podremos ver pronto de nuevo en directo en España?

R: Claro, seguro, en otoño estamos aquí, no tengas dudas. Hay mucho trabajo que hacer en España. Tenemos muchos fans en España. Tenemos nuestros fans de siempre y fans nuevos que están llegando porque no nos conocían porque son jóvenes, porque cuando veníamos aquí a España tenían 12 años, estaban aún en la escuela, sin mucho interés de música, y claro, ahora la idea es continuar trabajando, a partir de septiembre, octubre, venimos más veces.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here