Florence + The Machine en el Palau Sant Jordi (16/04/16)

Florence + The Machine | Roberto Fernández
Florence + The Machine | Roberto Fernández

Esta era la primera vez en diez años que Florence + The Love Machine daban un concierto en Barcelona y se notaba. Había pasado tanto tiempo que les tocaba presentar a los barceloneses sus dos últimos trabajos: ‘Ceremonials’ y ‘How Big, How Blue, How Beautiful’. En todos estos años y a medida que iban acumulando grandes éxitos fue fácil encontrar los adeptos necesarios para llenar algo más que Razzmatazz.

Grupos de veinteañeros, más chicas que chicos y alguna corona de flores se hacían ver fuera del recinto. Una vez dentro, con un correcto Gabriel Bruce como telonero, que pasó demasiado desapercibido, se veía cómo los ánimos del público estaban caldeados porque la aparición de la pelirroja se retrasaba. Pero después de unos minutos de expectación, la luz se desmayó para dar comienzo a la magia. Primero aparecen los músicos, hemos contado un total de nueve y dos coristas. Con las primeras notas sonando aparece ella y el Palau explota. La energía en el Palau barcelonés estaba por encima de las expectativas. Nos deleita en primer lugar con ‘What The Water Gave Me’.

Cuando Florence Welch no se expresaba cantando o corriendo, lo hacía a través del baile, como bien dice en la canción ‘Delilah’: Never knew I was a dancer ‘Till Delilah showed me how”. Tenía un ritmo frenético y corría descalza por todo el escenario sin perder en ningún momento la afinación o el aliento. Contagiaba esa alegría hacia un lado y otro del enorme espacio y nos hacía formar parte de un poco de su magia. Incluso cuando estaba quieta se ponía de puntillas como queriendo volar.

Florence + The Machine | Foto: Roberto Fernández
Florence + The Machine | Foto: Roberto Fernández

La primera mitad del concierto fue perfecta: algunas de las canciones que sonaron fueron ‘Rabbit Heart’, donde nos pidió que nos eleváramos con ella, ‘Shake It Out’ o ‘Delilah’ (clásico instantáneo). Después llegó la versión acústica de ‘Cosmic Love’ y a partir de ahí el éxtasis se desvaneció para dejar paso a la tranquilidad con temas menos movidos y menos masivos como la descafeinada ‘Long & Lost’ o ‘Mother’ que, a pesar de los efectos de luces, no fue muy bien recibida en directo.

Pero había que acabar fuerte con ‘You’ve Got The Love y Dog Days Are Over’. Pero eso no era todo. El escenario queda vacío y nos dejan a oscuras unos minutos. A continuación una sucesión paulatina de móviles iluminan el recinto y con esa bella estampa todos los componentes retoman sus puestos para terminar con ‘What Kind of Men’ y ‘Drumming Song’.

Dentro del Palau Sant Jordi | Foto: Twitter del Palau Sant Jordi
Dentro del Palau Sant Jordi | Foto: Twitter del Palau Sant Jordi

En resumen: fue el concierto del amor. De hecho, una fan subió al escenario para pedirle matrimonio a Björk, la trompetista de la banda. E incluso ya casi al final del repertorio, Welch nos pidió que nos abrazásemos entre nosotros para más tarde decirnos que repartiéramos ese amor al mundo exterior.

Ñoñerías aparte, fue un concierto muy completo. Tal vez dos horas se quedan cortas para los fans, tal vez una canción potente como ‘No Light, No Light’ sería perfecta para terminar el show. O tal vez hubo alguna canción que pudo sonar más fuerte en directo, pero fue un ejemplo de cómo hacer un concierto casi perfecto con un público perfecto.

Por último nos gustaría mandarle un saludo a Lidia, la fan enamorada (todos los que estuvimos allí te adoramos), y os dejamos la playlist que han difundido por Twitter.

Setlist | Twitter de bi fm
Setlist | Twitter de bi fm

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here