La ‘Motomami’ de Rosalía es el mejor disco del año… hasta ahora

“Sexy, inteligente y una cantante absolutamente sensacional”, dice la crítica anglosajona sobre Rosalía. La mayoría coincide en que su disco es y será lo mejor de este 2022

Cuando llegue el final de 2022 empezarán a salir las listas de lo mejor del año, y no hace falta ser arúspice con bola de cristal para saber que Motomami, el tercer disco de Rosalía, estará entre los puestos más altos de esa clasificación. La cuestión principal, entonces, sería anticipar exactamente en qué posición terminará cuando se cierre el plazo, en un tiempo de dura competencia por la atención, emociones exaltadas y hypes caprichosos. Parafraseando a Florentino, habría que decirle a todos los fans que estén tranquilos, porque la cosa pinta bien. Y si usted es detractor, prepárese para rabiar más.

Si nos atenemos al medidor con más credibilidad, la web Metacritic -que establece sus ordenaciones por consenso, a diferencia de la política española-, incluso podríamos apostar fuerte a que Rosalía puede salir coronada en diciembre como la mejor artista de este ejercicio. Superado mayo -uno de los meses, junto a octubre, en el que se concentran la mayoría de lanzamientos importantes-, Motomami está en el primer puesto de la crítica anglosajona: acumula un 94 -sobre 100- de puntuación a partir de 16 críticas, todas positivas, y cuenta con un 88% de aceptación del público que vota en la web, claramente por encima del rapero Kendrick Lamar, la estrella del R&B The Weeknd, o el cantautor indie Kevin Morby.

Los motivos de la fascinación son diversos. En el periódico inglés The Telegraph, el crítico Neil McCormick sostiene que Rosalía es la última expresión -tras los casos de Bad Bunny y J. Balvin- del fenómeno globalizador que ha quebrado la hegemonía anglosajona entre el gusto popular, y que ha premiado a artistas coreanos e hispanohablantes. «Sexy, inteligente y una cantante absolutamente sensacional, la sirena española Rosalía habla la lingua franca del pop moderno, y no es el inglés», sostiene el periódico.