Violencia, sexo, acoso y ayahuasca: confesiones de Will Smith desde el lado oscuro de la fama

Más allá del rap, los Grammys, la mansión del tío Phil en Bel-Air y los mayores taquillazos de Hollywood, hay una historia de maltrato, traumas e inseguridad. Llega a España ‘Will’, las memorias de una megaestrella al borde del precipicio

Will Smith salió en calzoncillos y pantuflas al jardín de su casa. Se abrió la chaqueta del chándal y lució una señora barriga cervecera. Posó como una diva con lorzas y luego subió la foto a su cuenta de Instagram.Fue el pasado 3 de mayo. “Seré sincero con vosotros, estoy en la peor forma de mi vida”. Will Smith tiene cuatro Grammys, dos nominaciones a los Oscar, buena parte de las películas más taquilleras de la historia del cine y casi 57 millones de seguidores en la red social. Su panza generó cientos de miles de comentarios, casi siete millones de likes y una ola de posados similares en todo el mundo. Al fin y al cabo, en plena pandemia, casi todos estábamos en la peor forma de nuestras vidas.

El actor había ganado peso para rodar una película en la que interpreta al padre de las hermanas Williams -sí, las tenistas- y se le juntó el final de la producción con un confinamiento en el que se puso ciego a muffins de chocolate. Aquel posado de Will por encima de los 100 kilos, por supuesto, no era casual. Sólo unas horas después, anunciaba una docuserie en YouTube de seis capítulos en la que se retaba a sí mismo a adelgazar nueve kilos en 20 semanas y a terminar, mientras tanto, sus memorias.